La Osteopatía Funcional

Ya Rollin Becker D.O nos decía acerca de la Osteopatía Funcional:

el movimiento no es vida. El movimiento es una expresión de la vida. El milagro de la vida se expresa por sí mismo a través del movimiento y de la movilidad. La vida en el cuerpo funciona como un mecanismo unificado y global para expresar salud, resistir y combatir la enfermedad y para corregir o adaptar los traumatismos”.

Con esta maravillosa frase ya podríamos definir el concepto y la finalidad de la Osteopatía Funcional.

La vida se expresa a través del movimiento y desde la célula más insignificante de nuestro organismo hasta el movimiento de la tierra alrededor del sol se rigen por las mismas leyes: las leyes de movimiento de la naturaleza. Con ese respeto el Dr Still decía:“ Quiten todos los obstáculos y cuando eso está hecho inteligiblemente, la naturaleza hará tranquilamente el resto”

La Osteopatía Funcional nace en los años 50 en Estados Unidos, como una alternativa a los problemas manipulativos específicos.

Podríamos pensar que la Osteopatía Funcional utiliza técnicas menos espectaculares o menos visuales pero no por ello menos efectivas. Tienen una ventaja enorme y es que son altamente agradables y bien recibidas por parte del paciente y por parte del osteópata las técnicas de la Osteopatía Funcional le suponen una mejora continua en su calidad palpatoria. Para mí, aplicar las técnicas funcionales es como iniciar un viaje, un viaje donde no conoces el camino pero te va sorprendiendo su belleza. Iniciamos un camino donde las pistas palpatorias te van llevando a una liberación de los tejidos, como los meandros de un río, va descendiendo la tensión, hasta el punto de máximo equilibrio, hasta la calma del tejido. En ese momento se mejora la función, se restaura el movimiento. Las técnicas en Osteopatía Funcional se basan en el principio de la facilidad, siguiendo los parámetros fáciles lesionales con el objetivo de producir un silencio neurológico y un reset medular que normalizará la función. Se restaura la función nerviosa, se restaura la función metabólica celular, se mejora la homeostasis y con todo ello se equilibra la movilidad del tejido.

El nexo de unión de todas las estructuras y de todos los sistemas y el sistema vehiculizador de la sange y la linfa: LA FASCIA. Hoy en día es muy importante conocer las bases neurofisiológicas del sistema fascial. Conocer como se manifiesta el “stress de nuestra vida” en nuestro sistema miofascial y neuromuscular nos permitirá saber cómo tratarlo y cómo liberarlo . El tejido conjuntivo es el tejido más abundante en nuestro organismo, es el tejido que más porcentaje de agua capta para mantener su función de sosten, de protección, de unificación. Acidez, malnutrición, inflamación, antibióticos, estress, falta de minerales, falta de hidratación y un gran etc marcan la calidad de nuestro tejido.

Os animo a adentrarnos en el apasionante mundo de la histología y fisiopatologia del tejido conjuntivo, de entender la historia de cada uno de nuestros pacientes porque su tejido nos los cuenta y de respetar esa naturaleza que cada uno tiene para resolver lo que tengan que resolver. Os animo en definitiva, a escuchar y a acompañar el proceso de resolución. Mejorar la calidad del tejido y su función es el objetivo final de las técnicas de la Osteopatía Funcional.

Estefanía Climent- Osteópata D.O.

Osteopatía Visceral

¿Te ha gustado el artículo sobre Osteopatía Funcional?

 

Síguenos en las redes sociales de INOVA, tu Instituto de Osteopatía 

Facebook – Instituto de Osteopatía de Valencia INOVA – Osteopatía Funcional

Twitter – Instituto de Osteopatía de Valencia INOVA – Osteopatía Funcional

Google Plus – Instituto de Osteopatía de Valencia INOVA – Osteopatía Funcional

Pinterest – Instituto de Osteopatía de Valencia INOVA – Osteopatía Funcional

ecava

Author ecava

More posts by ecava

Leave a Reply